viernes, 15 de abril de 2011

Phil Cunningham

Phil Cunnigham es un virtuoso acordeonista escocés que, con tan solo 16 años, formó parte junto a su hermano mayor Johnny del grupo Silly Wizard. Posteriormente los hermanos Cunningham se unieron a los hermanos Dhomhnaill (Triona y Michael) para formar el grupo Relativity. También ha colaborado con Aly Bain (el violinista de The Boys of the Lough) y ha producido a la cantante estadounidense Connie Dover.


Pero lo mejor de Phil es sin duda verlo tocar en directo. Yo lo he visto en dos ocasiones y si cerrabas los ojos y solo escuchabas la música creías que en el escenario había más de una persona.

 

Pero para qué cerrar los ojos. Ver como mueve los dedos sobre las teclas es todo un espectáculo y es que Phil transmite en el escenario una enorme alegría.


Estoy convencido de que es un tipo muy simpático. Como anécdota, en uno de esos dos conciertos, lo vi llegar tranquilamente caminando por la calle y se detuvo frente a algo que yo no alcanzaba a ver, sacó un bolígrafo y lo garabateó. Al terminar el concierto me acerqué por curiosidad a ver qué había escrito: le había puesto bigotes a su propia fotografía del poster que anunciaba su concierto (no entiendo porqué no despegué ese poster y me lo llevé de recuerdo).
Otra anécdota, en este caso más mía que de Phil, es que en la segunda (o primera, ahora no recuerdo bien) ocasión en la que fui a verlo, lo decidí en el último momento y el mismo día del concierto me pasé por el CAT (Centre Artesà Tradicionarius de Gracia) por si todavía quedaban entradas. Encontré un montón de gente que había pensado lo mismo que yo, pero no me desanimé y me puse a la cola. Cuando abrieron la taquilla la larga cola empezó a moverse y esperanzado veía como me iba acercando a la posibilidad de comprar una entrada. Hasta que la cola se detuvo a tan solo unas pocas personas de mi turno. Lo sabía, pensé, siempre me pasa lo mismo. Nos dijeron que no quedaban más entradas, pero la gente no se iba. Y cuando estaba ya a punto de empezar el concierto, pusieron a la venta unas pocas entradas más, personas que habían hecho reserva pero que no habían aparecido y, gracias sobre todo, a que yo iba solo, me vendieron una de las últimas entradas...por los pelos!!!.

7 comentarios:

  1. Buah! Que pasada! Me ha encantado la Polca! Yo me quedaría embobada mirando como mueve los dedos! Qué puntazo lo del bigote, és humor típico escocés jeje! Pues sí, debias haber despegado el cartel y llevártelo... :)

    ResponderEliminar
  2. Sabía que te gustaría. De hecho, he estado escuchando el disco completo del que he sacado ambas canciones y es que lo hubiera puesto entero pues no tiene desperdicio. Solo decirte que estos dos temas van seguidos en el disco. Y sí, movía los dedos a tal velocidad que no entendía como no se equivocaba. Como echo de menos que no vengan más estos grandes interpretes. Y lo del cartel me he arrepentido siempre. Soy lento de reflejos, me cuesta reaccionar. Uno de mis grandes defectos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Sí que es muy alegre, aunque yo no soy muy de acordeón. Me gustan más otros instrumentos.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. No te preocupes Elvira. Imagínate lo que me decía la gente cuando les decía que había ido a un concierto de acordeón. Pero he pensado que, sin intención de que tenga que acabar gustándole a nadie, incorporar un vídeo que sí que acabará de apoyar lo que explico en el post.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué anécdotas!! Entiendo que te sepa mal no haber cogido el poster!

    ResponderEliminar
  6. Pues sí Marta, pero no sé si me sienta peor eso que el hecho de ser tan lento de reflejos al pensar las cosas.
    Besos

    ResponderEliminar