domingo, 12 de enero de 2014

Arte y Ciencia (11ª parte)

A raíz de la visita a la exposición "Enveri-nats" (Envenenados o "Envene-nacidos") del Museu Blau, se me ocurrió preparar una nueva entrada de la serie "Arte y Ciencia" relacionada, en esta ocasión, con el veneno.
¿Quien fue toxóforo?

Apolo y la pitón (boceto). Peter Paul Rubens. (1636-37). Museo del Prado.



























Toxóforo es el apodo que recibía Apolo, dios de la mitología griega, por ser el portador del arco y las flechas. En el boceto de Rubens el joven arquero dispara las flechas a la pitón, monstruo hijo de Gea, nacido del barro y que había quedado en la tierra tras el gran diluvio. Aunque Rubens la representa con aspecto de dragón, también lo podemos ver en la pintura del techo de la sala Apolo del Louvre del pintor francés Eugene Delacroix con una forma más parecida a una gran serpiente.

Apolo matando a la Pitón. Eugène Delacroix 1850-51.

¿Qué relación tiene Apolo con el veneno? No es porque las flechas de Apolo tuvieran que estar necesariamente empozoñadas, ni tan solo porque la serpiente fuera venenosa, más bien se debe al origen de la palabra toxicología. Ésta deriva del latín toxicum (veneno) que a su vez proviene del griego toxicón, pharmacón, que significa "veneno para flechas". El arco, a su vez, se denominaba toxón, seguramente por la relación con las sustancias con que se impregnaban las flechas, denominadas por los griegos toxeuma. Por ello a Apolo se le apodaba Toxóforo, o portador de arco. También podríamos haber utilizado como ejemplo al arquero Toxeo, hijo de Eurito, Rey de Eucalia, quien fuera abatido por otro arquero, Hércules, del que ya daremos cuenta más adelante.
Pero volviendo a Apolo, aquí vemos de nuevo la escena en la que el apuesto dios, tras matar a la monstruosa serpiente Pitón, es víctima de un flechazo de Cupido, que inflamará su imposible amor hacia Dafne. Este otro cuadro fue realizado por Cornelis de Vos y sigue a la perfección el boceto de Rubens.

Apolo y la serpiente Pitón. Cornelis de Vos (1636-38).  Museo del Prado (No expuesto)

No es que Cornelis plagiara al pintor flamenco, si no que Rubens recibió el encargo de decorar la Torre de la Parada del pabellón de caza de Felipe IV que fue ampliado en 1635. Para ello se le requirieron unos 120 lienzos con asuntos mitológicos y de cacería, pero la amplitud del trabajo motivó que cediera los asuntos de caza a los especialistas de su taller. Sin embargo, concluyó todos los bocetos para que sus colaboradores siguieran sus dictados. Este es el caso de Apolo y la serpiente Pitón, pasado a lienzo por Cornelis de Vos.
Así que, desde sus inicios, el veneno se ha asociado al uso de las flechas y, de hecho, se cree que, ya en la época paleolítica (investigaciones arqueológicas de Saint Hilaires y Parrot), se utilizaron flechas ponzoñadas para la caza, lo que manifiesta un temprano conocimiento de los venenos por parte del hombre. En la exposición "Enveri-nats" pudimos ver algunas ranas punta de flecha, que reciben este nombre precisamente porque su veneno es utilizado para aumentar la letalidad de las flechas.

Phyllobates terribilis. Fuente: wikipedia.
La rana dorada es una de las más venenosas

Estas pequeñas ranas pertenecen a la familia de los dendrobátidos y solo las encontramos en Centroamérica y América del Sur y su nombre es debido a los alcaloides que poseen en su piel y que los indígenas de las selvas utilizan para envenenar sus dardos.
También el veneno se ha asociado a la imagen de la serpiente, sin embargo, el género Python, que recibe su nombre de la mitológica Pitón, no es precisamente una serpiente venenosa, si no que, como las boas, son serpientes constrictoras que matan a sus presas por asfixia.

Pithon reticulatus. Fuente: Mundo-animal.com

La curiosa etimología de Pitón, que está relacionado con Pytho, Puthios, el antiguo nombre de Delfos, son vocablos que parecen tener también relación con Pythein: pudrirse o descomponerse. La mitológica Pitón, que se movía por los campos de Tesalia, custodiando el santuario de Parnaso, causaba desastres entre los hombres. Apolo, una vez le dio caza y, tras apoderarse de su sabiduría, fue él quien presidió el oráculo. Guardó sus cenizas en un sarcófago y fundó en su honor los juegos fúnebres llamados Juegos Piticos. En honor a Apolo se construyó un templo llamado Pition, donde unas sacerdotisas, llamadas Pitonisas pronunciaban los oráculos. Al mismo Apolo en Delfos se le llamó Apolo Pitio.

Hércules y el veneno. Como comenté anteriormente, a Hércules también se le relaciona con el veneno. Tras acabar con la Hidra Lerna en su segundo trabajo, mojó sus flechas con la sangre venenosa de la polifacética criatura.


Flechas con la que hirió involuntariamente a su maestro, el Centauro Quirón.  Quirón, hijo de Crono, era un centauro inteligente, sabio y de buen carácter, a diferencia de la mayoría de los de su clase. Fue maestro de grandes héroes como Aquiles, Áyax, Asclepio, Teseo, Jasón, Aristeo, Acteón y el nombrado Heracles. Dado el caracter inmortal de Quirón, la herida no lo mató, pero tampoco se curó nunca, y su sufrimiento lo llevó, por un lado, a adentrarse en el conocimiento del dolor y sus remedios, saberes que transmitió a Esculapio, y finalmente a solicitar la entrada en el inframundo al intercambiar su lugar con Prometeo que había sido castigado a que un águila se comiera su hígado pero siempre volviera a crecer. Como consuelo Quirón se convirtió en la constelación de Sagitario.
Y es que Hércules, aunque hábil en la lucha, aparece con frecuencia como esclavo de sus pasiones. Cuando se casó con Deyanira, tuvo un nuevo percance con otro centauro, Neso, quien intentó violar a su flamante esposa, motivo por el cual acabó con su vida.

Rapto de Deyanira por el centauro Neso. Guido Reni (1621)

Sin embargo, mientras Neso agonizaba, entregó a Deyanira una pócima que garantizaría el amor eterno de su marido. Deyanira decidió probarla cuando Heracles se enamoró de Yole. Pero éstas fueron las terribles consecuencias:

Muerte de Hércules abrasado por la túnica del centauro Neso. Francisco de Zurbarán. (1634)

Neso había engañado a Deyanira. Ésta, al intentar recuperar a su amado, impregnó una camisa de Hércules con la pócima y se la envió, pero ésta resultó ser un veneno que finalmente acabó con la vida del héroe. Se trata, por lo tanto, de una de las más antiguas descripciones de intoxicación por vía transdérmica. El cuadro formó parte de la serie de lienzos sobre los trabajos de Hércules que realizó Zurbarán para la decoración del Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro.

Orfeo y Eurídice. Pocos días después de su matrimonio con Orfeo, Eurídice, huyendo de la persecución del dios Aristeo, es mordida por una áspid en un talón, muriendo envenenada.

Muerte de Eurídice. Jan Erasmus Quellenius. (1630). Museo del Prado.

El áspid (Vipera aspis) es una especie de víbora que habita en Europa sobre todo en Italia, Francia y norte de España. Su mordedura es dolorosa y puede tener consecuencias severas.

Vipera aspis. Fuente: wikipedia

Orfeo desesperado por la pérdida de su amada se presenta ante Plutón y Proserpina, reyes del infierno. Sus ruegos llegan a conmover a los dioses, pero devuelven a Eurídice a cambio de una condición, que Orfeo no vuelva la cabeza para mirarla hasta que hayan salido del averno. Eurídice, cojeando todavía por la mordedura, es entonces sorprendida por su marido quien durante la huida y sin darse cuenta, se volteó para ver como se encontraba. Su desaparición fue instantánea, y el dolor de su marido, eterno.

Orfeo y Eurídice. Antonio Canova (1773)

La explicación de los terremotos. No todas las historias que explicaré se corresponden a la mitología griega y romana. Loki era uno de las deidades mayores en el panteón noruego. Podía adoptar diferentes formas: caballo, halcón o incluso mosca. Condenado por matar a otro dios, fue encadenado a tres grandes piedras. En esa situación, una serpiente venenosa se situaba sobre su cabeza y destilaba veneno que caía sobre Loki, pero su mujer Sigyn lo recogía en un cuenco.

Loki y Sigyn. Christoffer Wilhelm Eckersberg. (1810)

Cada vez que el cuenco se llenaba Sigyn tenía que vaciarlo, y mientras tanto el veneno caía en la cara de Loki lo que le hacía retorcerse de dolor, y eran esos espasmos los que causaban los terremotos en la tierra.

La confusión entre Asclepio, Hygieia y Hermes. Asclepio era el dios griego de la medicina (Esculapio para los romanos). El centauro Quirón fue quien le transmitió los conocimientos en el arte de la sanación, la cirugía, y el uso de drogas. Atena le obsequió con una pócima hecha a base de sangre de Gorgona, que tenía la propiedad de devolver los muertos a la vida o bien de ser un veneno mortal, según como fuese obtenida. A Asclepio se le ha representado apoyado en un bastón por el que asciende una serpiente enroscada.


La vara se ha convertido en el símbolo de la profesión médica y la serpiente, que muda periódicamente la piel, simboliza el rejuvenecimiento. Podemos darle sentido al símbolo si tenemos en cuenta que muchos fármacos tienen su origen en las plantas (vara) o en los animales, siendo el veneno de los ofidios (serpiente) una fuente actual de experimentación. Por ejemplo, los IECAs, los fármacos más usados en el mundo para el tratamiento de la Hipertensión Arterial, cuyo descubrimiento se debe al estudio del veneno de la Jararaca o víbora lanceolada del Brasil (Bothrops jararaca).

Bothrops jararaca. Fuente: wikipedia

Sin embargo, la especie que se enrosca en la vara, en realidad no es venenosa. Se trata de la culebra de Esculapio (Zamenis longissimus).

Zamenis longissimus. Fuente: wikipedia

Asclepio era hijo de Apolo (con quien iniciábamos esta entrada) y de Coronis, y tuvo cinco hijas: Aceso, Iaso, Panacea, Aglaea y Hygieia. Ésta última es la que también se representa con una serpiente enroscada alrededor de su cuerpo y vertiendo el veneno en una copa.

Hygieia. Gustav Klimt. (1900-1907)
Hygieia o Higía, era la diosa de la curación, la limpieza y la sanidad. De su nombre deriva la palabra higiene, y del nombre romano Salus el de salud. De la unión de la serpiente y la copa surge el símbolo de los profesionales de la farmacia: la copa de Higía: una serpiente enroscada en una copa en la que vierte el veneno. Por evolución (cristianización) la copa se convirtió en la cruz verde que podemos ver como reclamo en las farmacias, pero cuyo símbolo continúa presente.


Así como Asclepio sería el dios de la curación, Higía estaría más relacionada con la prevención. Pero, ¿y Hermes? ¿Qué tendría que ver con todo esto? Aunque el caduceo de Hermes tenga dos serpientes enroscadas, además de unas alas, no debería confundirse con los símbolos anteriores, ya que Hermes es un dios relacionado sobre todo con el comercio (a no ser claro, que convirtamos la salud solo en un negocio, en cuyo caso estaría totalmente justificada su presencia). Aún y así, también se viene utilizando el caduceo de Hermes (Mercurio para los romanos) en medicina y siempre habrá quien le encuentra el significado a todo.

Los tres símbolos. No son iguales.

En este primer post dedicado al veneno y el arte, he hecho referencia a la mitología, sobre todo griega, mientras que en una próxima entrada, lo relacionaré con la historia, siempre a través de las imágenes que nos proporciona el arte.

Información extraída en parte de:
Web de la Facultad de Medicina de Buenos Aires: Museo Virtual de los venenos en relación al arte y la historia.
Blog: El parte de confirmación
Donde podréis completar la información los que esteis más interesados.

2 comentarios:

  1. MAGNÍFICA ENTRADA! MUY INTERESANTE!
    SALUDOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Guaci, me alegró que te haya gustado.
      Besos

      Eliminar