sábado, 12 de marzo de 2011

"Truca un inspector" (Llama un inspector) de John Boynton Priestley

El jueves pasado fuimos a ver "Truca un inspector". Hacía mucho tiempo que no iba al teatro y cuando supe que estrenaban esta obra, que por cierto tenía ganas de ver desde hacía años, no nos lo pensamos.


La historia es sencilla, un inspector de policía se presenta en casa de los Birling, interrumpiendo una celebración familiar. El inspector está investigando el suicidio de una joven y sospecha de la implicación de toda la familia en el suceso.
El autor, John Boynton Priestley, aunque escribió la obra en 1945, fue toda su vida un socialista convencido y usa una trama de suspense para hablarnos de la justicia social y un necesario cambio en la sociedad de principios del siglo pasado. Esta obra se cataloga, junto a otras de la misma época, como "Time plays", es decir, historias en las que los sueños premonitorios y la percepción no lineal del tiempo juegan un papel importante. En este sentido "An inspector calls" se guarda una sorpresa final.
En general, la obra nos gustó muchísimo. Los actores realizan un trabajo impecable. Pou tiene una gran presencia en el escenario, aunque el foco esté centrado en la familia. Victória Pagés me gustó especialmente, creo que tiene un gran dominio del escenario por lo que me resultó muy creíble su papel de dama victoriana, y también Paula Blanco, en el papel de hija, aportando a su personaje juventud y el apunte de una nueva actitud ante la vida.
La escenografía, a cargo de Pep Duran, nos pareció excelente: nos mostraba un salón victoriano muy elegante pero sin ser demasiado recargado, y el diseño de luces era soberbio, recreando la atmósfera oportuna en cada momento.


El vestuario de los actores, en el caso de ellas, me pareció original, pues no era exactamente una copia de la época, sino que la recordaba, de hecho, estuve convencida de que eran diseños de Natalie Capell, pero en el folleto vi que eran de Nina Pawlowsky.
La obra tiene una duración de hora y media, sin entreacto, lo que es de agradecer, pues los parones me resultan pesados con la consiguiente espera y la recuperación del silencio y la atmósfera necesaria para continuar la obra.
Por poner un pero, quizá me sorprendió el tono de voz un poco bajo de Pou, como cuchicheando. No sé si decidió hacer así su personaje o tenía afectada la garganta, pero eso y alguna que otra minucia no desmerecen una obra que pienso que vale mucho la pena ir a ver. Si no podeis ir al teatro siempre tendreis la posibilidad de ver la película de 1954 "An inspector calls"

4 comentarios:

  1. El año pasado vi a Pou en dos obras de teatro en Girona. La primera "Els nois d'historia" que me pareció maravillosa. La otra, sobre las últimas horas de vida de Orson Wells no me gustó tanto quizá porque era casi un monólogo. Últimamente Pou está recuperando grandes clásicos anglosajones y parece que le está funcionando muy bien. Quizá vaya a ver la obra porque me ha gustado mucho tu entrada.
    Respecto al tono de voz Pou se caracteriza por ser uno de los actores que sabe dirigir la voz al público con potencia(ahora no recuerdo la palabra técnica...). Quizá sea lo que dices del personaje o que tenía un mal día.
    Estoy contigo en lo de las medias partes. Aunque sean tres horas de obra en el teatro prefiero verlas seguidas. En cambio en la ópera los agradezco jeje!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Pou!! No me haría nada ver esta obra que por lo que comentas, tiene muy buena pinta. A ver si consigo hacer una escapadita a Barcelona!

    ResponderEliminar
  3. Guacimara, Enrique tambien vio "Els nois d´historia" y le gusto mucho, y sí, la gestión que está haciendo del teatro Goya está funcionando muy bien, estaba lleno el dia que fuimos.
    Lo del tono de voz me sorprendio por lo mismo que tu dices, tiene una voz muy potente y profunda, la tecnica que dices creo que debe ser proyectar la voz, algo que se echa mucho de menos en actores jovenes que solo hacen televisión, cuando oyes a un actor que domina esta tecnica es una gozada, se oye aunque estes muy atras sentado. Me alegra que te haya gustado la entrada, y que te haya animado a ver la obra.
    Tin, me gusto hablar contigo de la representación.
    Marta, yo creo que te gustara, nosotros disfrutamos mucho, y una escapada de fin de semana siempre apetece.
    Besitos a todas.

    ResponderEliminar