domingo, 31 de julio de 2011

Paseos curiosos por Barcelona (9ª parte)

Con ésta llegamos a la última de las entradas dedicadas al agua en Barcelona, aunque he dejado deliberadamente algunos puntos relacionados con este tema para futuros posts.
Las torres de agua que he mencionado en la anterior entrada no fueron las únicas que se construyeron. A principios del siglo XX encontramos un par de ejemplos más, representativos del estilo de la época. Empecemos por la que se halla a más altura: la que encontramos en el Tibidabo.


La construyó Josep Amargós en 1905 y tiene 53 metros de altura. De un año después es la torre de la Catalana de Gas en el Parque de la Barceloneta.


Pero no son las únicas torres, en Barcelona se conservan muchas más. En el Paseo fabra i Puig con Llenguadoc vemos una torre repartidora de 1910 que pertenecía a la Compañía de Aguas de Canyelles:


Finalmente y situada en el barrio de Horta en el 35 de la calle Campoamor, se encuentra un pequeño pilar de agua abandonado:


Son muchos más los ejemplos, pero que me reservo para una entrada posterior.

A finales del siglo XIX y principios del XX se construyeron dos centrales de captación y bombeo de agua que introdujeron tratamientos bacteriológicos, una en Sant Andreu, cerca del Besós (1897) y otra en Cornellà, no lejos del Llobregat (1909), que se sumaron a los sistemas ya existentes. La central de extracción y elevación de Cornellà es uno de los mayores complejos relacionados con la tecnología del agua a presión construida en el plan hidráulico de Barcelona por la SGAB y que actualmente conserva todas sus instalaciones originales.
Pero las instalaciones de agua no solo incluyen la captación, si no también la evacuación de las aguas residuales, y en aquella época la acumulación de residuos familiares en los pozos negros y la escasa pendiente de las alcantarillas provocaron filtraciones que produjeron epidemias. A raíz de la epidemia de tifus de 1914 se proyectó una central elevadora en Trinitat Vella y unos depósitos en Trinitat Nova. Este conjunto hidráulico, separado hoy en día por la Meridiana, pero unido por un túnel subterráneo, fue construido en 1917 y funcionó hasta los años ochenta.

Instalaciones bajo la Meridiana

Instalaciones sobre la Meridiana

Actualmente podemos encontrar en dichas instalaciones el Centro cultural Frederica Montseny y unos huertos urbanos. Cabe decir que, en el momento de mi visita, todo estaba cerrado y que los accesos eran muy complicados. Eso sí, en el huerto había gente mayor trabajando en él.

Centre Cultural Frederica Montseny

Huertos de la Casa de l'aigua

Pero retrocedamos un poco en el tiempo y volvamos al siglo XIX, pues también son de destacar el uso de depósitos de agua. El situado en la calle Wellington junto al Parque de la Ciudadela es de 1875, fue proyectado por Josep Fontseré y servía para regar el parque y proveer de agua a la fuente de la Cascada (1881). Actualmente alberga la biblioteca de la Universitat Pompeu Fabra.







Dos detalles: primero, observad la diferencia del fondo de la fuente entre las dos fotografías (han limpiado el fondo) y, segundo, en la placa a la entrada de la biblioteca reza (traducido al castellano): Antoni Gaudí fue el arquitecto encargado de realizar los cálculos para que la estructura pudiera soportar la cisterna de 15.000 metros cúbicos de agua situada en lo alto del edificio.
Así que, hablando de Gaudí, no podemos olvidar el proyecto de 1900-1914 de la cisterna del Park Güell que se encuentra, y eso poca gente lo sabe, bajo la sala hipóstila. El sistema de captación de agua era muy curioso, pues la gran plaza recogía el agua de lluvia y las columnas la conducían por su interior hasta la cisterna de 12.000 metros cúbicos de capacidad, suficiente para las necesidades del parque.




En este blog: Criticart, pueden verse fotografías de la cisterna e información adicional.
De 1909 es el depósito de Sant Pere Màrtir en la carretera de las aguas y que fotografié desde el Parque Cervantes:


De 1910 son las Torres depósito de la Fábrica Casarramona, actual sede del CaixaForum:


El uso del agua no solo crecía, si no que también se diversificaba y, durante las primeras décadas del siglo XX, proliferaron las fuentes y otros ingenios hidráulicos para los jardines urbanos. En este sentido hay que destacar las labores de ajardinamiento y urbanización de Montjuïc para la Exposición de 1929. Un año antes, la SGBA recibió el encargo de la Fuente Mágica de Carles Buigas, todo un ejemplo de modernización para la ciudad gracias a la compañía de aguas.


La crisis posterior a la Exposición de 1929, la guerra, y la colectivización que llevó la administración de la SGAB al Comité Obrero de Incautación, no permitieron grandes cambios estructurales. Aunque, posteriormente, retomara la SGAB su actividad habitual, un largo período de sequías y restricciones eléctricas complicaron el abastecimiento. Pero el cambio de escala en el suministro urbano en los años cincuenta era improrrogable. En 1953 se puso en marcha la concesión para captar agua del Llobregat. De 1955 es la estación de Tratamiento de Aguas Potables del Llobregat en Sant Joan Despí. En 1960 se aprobó la ejecución de obras para traer agua del Ter y de 1966 es la Estación de Tratamiento de aguas del mismo río. En 1963 se construyó el depósito de agua del Turó de la Rovira:

El depósito se ve un poco tras el refugio

En 1967 ya funcionaba el trasbase desde la presa del Pasteral hasta la estación de tratamiento de Cardedeu. Aunque el consumo y el número de abonados aumentaba, no se completó hasta los años setenta la revolución del agua que había empezado hacía casi un siglo y que, con la mejora de las viviendas y el suministro conjunto del Llobregat y el Ter, comenzó una nueva etapa, que en lo esencial ha durado hasta nuestros días.

Bibliografía:
"Guia d'Història Urbana: el agua" del MUHBA y "Paseos por la Barcelona científica" del Ajuntament de Barcelona.

viernes, 29 de julio de 2011

Here Comes The Sun

Hoy viernes he escogido este tema por varias razones. Algunas de ellas pueden ser obvias, pero otras no tanto. Hoy Ángeles empezará las vacaciones y podrá ver el Sol más a menudo. Así que le dedico a ella y a todos los que como ella hoy vean salir el Sol, en todos los sentidos.

 

A falta de la versión original, he escogido ésta porque me parecía que era la que más se parecía al espíritu de la canción.

Los Doodles de Google

Desde el primer Logotipo de Google de 1998

éste ha evolucionado considerablemente, apareciendo luego los doodles (garabatos) en los que un dibujo conmemoraba el acontecimiento del día.

Luego los doodles se animaron:




Hasta que incluso se hicieron interactivos:


Worldsfair

Space

Bunsen
Earthday
Verne
Graham
Buckyball
Particle
Pacman

LesPaul
Incluso se llegó a incluir un vídeo:


Finalmente incluiré algún vídeo más de algunos doodles animados:



Pero ya sabéis que hay muchos más, si queréis echarles un vistazo a todos os dejo la página en la que los encontraréis. Aquí.

jueves, 28 de julio de 2011

Brangulí en el CCCB

Actualmente y hasta el 23 de octubre, pueden verse en el CCCB hasta 300 fotografías de Josep Brangulí que abarcan el período que va de 1909 a 1945. La muestra se agrupa en diferentes bloques temáticos: espacios industriales, acontecimientos sociales, hechos históricos, nocturnas... La mayoría de las instantáneas fueron tomadas en Barcelona y permiten contemplar la transformación de la ciudad y de la sociedad catalana de principios del siglo XX.





Además es posible participar en un concurso de fotografía: Brangulí estuvo aquí. Y tu? en el que se muestre la Barcelona actual, también agrupando las fotos en 10 categorías, de forma similar a como hizo Brangulí. ¿Os animáis?

miércoles, 27 de julio de 2011

Peces del CosmoCaixa

Además de ver la reciente exposición sobre formas matemáticas ya presentada en la anterior entrada, aproveché mi visita al CosmoCaixa para hacer, esta vez, más fotos a los peces del museo. Reconozco que es un reto, pues generalmente no suelen estar quietos y además se nos interpone entre el objetivo y el sujeto dos barreras como son el cristal de la pecera y el agua. La primera nos produce reflejos y la segunda, si el agua no es clara, pérdida de nitidez. Además, la cámara que utilicé, la G11, no enfoca bien en macro, con lo que tuve que armarme de paciencia para poder captar las siguientes instantáneas:








También hay una serie de peceras y terrarios donde se muestra una posible evolución hacia la conquista de la tierra firme. Sin embargo, no debemos olvidar que los animales que podemos ver actualmente en el museo no dejan de ser, pues eso, animales actuales. Pues como decía el ya fallecido S. J. Gould no debemos pensar en la evolución como esa linea que va pasando de una especie a otra, pues nos conduce a errores como el de creer que el hombre procede del mono. Lo que debemos pensar es que hombre y mono tuvieron antepasados comunes. 
Hecha la aclaración, aquí van esas imágenes, que por otro lado son muy interesantes:



Protopterus

Aleta carnosa de Protopterus

Aleta posterior de Protopterus

Ajolote. Es un anfibio con branquias



Evidentemente en el último caso ya habríamos conquistado la tierra firme.